|DICCIONARIOS GRIEGOS|

Suda lexicon = Lexicon graecum [Griego]
edición de Demetrio Calcóndilas, Milán: Giovanni Bissoli & Benedetto Dolcibelli del Mangio, 1499

BG/I. 227

 

La Suda, una combinación de obra enciclopédica y diccionario, fue compilada aproximadamente en el siglo X; se la conoció también como Suidas Lexicon, como si Suidas fuera el nombre de un autor, aunque hoy se cree que fue trabajo de un equipo. Una nota inicial junto al título enumera una lista de nombres, pero parece que se incluyeron para dar un aire de autoridad a la obra.

Comprende alrededor de unas 30.000 entradas, casi 3000 páginas de una edición moderna. Están organizadas en orden alfabético –quizá la primera enciclopedia ordenada así–, aunque hay algunas irregularidades. En general, el orden alfabético se ha adaptado a la pronunciación bizantina del griego y las vocales cuya pronunciación no se distingue han sido alfabetizadas juntas.   

Aunque a veces incluye material dudoso o erróneo, su importancia para el conocimiento de la antigüedad clásica es enorme por la información que proporciona. Su principal interés reside en sus numerosas fuentes, transcritas literalmente la mayor parte de las veces, que no se han conservado por otra vía, de manera que nos ha transmitido fragmentos de obras perdidas, como la Hécale de Calímaco.

A pesar de la ingente tarea y el coste material que suponía su copia, se transcribió con frecuencia, dada su utilidad.

Esta edición es la primera impresa y fue preparada por Demetrio Calcóndilas (1423-1501), ateniense que enseñó en varias ciudades italianas y que, además de componer una gramática griega, de la que la BGH posee dos ejemplares (BG/11147; BG/I.157), fue el primer editor de Homero (BG/I. 321)  e Isócrates (BG/I 133). Calcóndilas afirma que ha incorporado nuevas entradas que no estaban en el original, para lo que utilizó otros léxicos.

En un texto inicial el impresor exhorta al potencial lector a no sentirse intimidado por el elevado precio del libro, tres monedas de oro.

Este volumen fue propiedad de Hernán Núñez de Guzmán, el Pinciano, dueño de otro ejemplar de la misma edición que se conserva en la Universidad Complutense de Madrid (UCM Nov. I/283). Este libro está lleno de numerosísimas anotaciones suyas, algunas marcadas por sus características manecillas, como puede verse en la imagen.

 


Bibl.: Dickey 2007; Signes, Codoñer, Domingo 2001; Wilson 1994(=1983); 2000 (=1992).